jueves, 21 de noviembre de 2013

Mozart. Misa de Requiem K. 626. 7.- Confutatis - Lacrimosa

Completamos hoy la audición de la secuencia Dies Irae, de la Misa de Requiem de Mozart. Escucharemos dos secciones, bien contrapuestas: comenzamos con el Confutatis maledictis, la condenación de los malvados, construido musicalmente sobre un obstitnato trepidante. Sigue la oración Voca me cum benedictis: llámame con los benditos. Nuevamente, vemos como el texto propone unos enormes contrastes, que Mozart tradujo musicalmente de forma magistral. La secuencia concluye con la sección Lacrimosa dies illa: triste día aquel, una recapitulación final de la escena del Juicio Final ante la que irremisiblemente tiene que comparecer el hombre.

Escuchamos la versión que interpretó John Eliot Gardiner al frente del English Baroque Soloists y del Coro Monteverdi, en el Palau de la Música Catalana de Barcelona en diciembre del año 1991.


Confutatis maledictis,
flammis acribus addictis,
voca me cum benedictis.
Oro supplex et acclinis,
cor contritum quasi cinis,
gere curam mei finis.
Lacrimosa dies illa,
qua resurget ex favilla
iudicandus homo reus.
Huic ergo parce, Deus.
Pie Iesu Domine,
dona eis requiem. Amen.

Su traducción:

Confundidos los malditos
arrojados a las llamas voraces
hazme llamar entre los benditos.
Te lo ruego, suplicante y de rodillas,
el corazón acongojado, casi hecho cenizas:
hazte cargo de mi destino.
Día de lágrimas será aquel renombrado día
en que resucitará, del polvo
para el juicio, el hombre culpable.
A ese, pues, perdónalo, oh Dios.
Señor de piedad, Jesús,
concédeles el descanso. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario