lunes, 18 de noviembre de 2013

Mozart. Misa de Requiem K. 626. 4.- Tuba mirum

Seguimos escuchando el Requiem de Mozart, y pasamos hoy a una nueva sección de la secuencia Dies Irae. El texto alude a la resurrección de la carne, en el Juicio final, cuando el ángel del Señor, según las visiones del Apocalipsis, toque la trompeta y convoque a todos los difuntos ante el trono de Dios para ser juzgados. Se trata de un momento tremendo, en el que todo hombre es examinado en todos sus actos sin posibilidad alguna de esconder o disimular los fallos de la vida terrestre. La música que compuso Mozart para esta sección se inicia, efectivamente, con el toque de la tuba, y sigue con un tono majestuoso. Escuchamos la magnífica versión de Philip Herreweghe dirigiendo la Orquesta de los Campos Elíseos.



Tuba mirum spargens sonum
per sepulcra regionum,
coget omnes ante thronum.
Mors stupebit et Natura,
cum resurget creatura,
iudicanti responsura.
Liber scriptus proferetur,
in quo totum continetur,
unde Mundus iudicetur.
Iudex ergo cum sedebit,
quidquid latet apparebit,
nihil inultum remanebit.
Quid sum miser tunc dicturus ?
Quem patronum rogaturus,
cum vix iustus sit securus ?

Su traducción es la siguiente:

La trompeta, esparciendo un sonido admirable
por los sepulcros de todos los reinos
reunirá a todos ante el trono.
La muerte y la Naturaleza se asombrarán,
cuando resucite la criatura
para que responda ante su juez.
Aparecerá el libro escrito
en que se contiene todo
y con el que se juzgará al mundo.
Así, cuando el juez se siente
lo escondido se mostrará
y no habrá nada sin castigo.
¿Qué diré yo entonces, pobre de mí?
¿A qué protector rogaré
cuando apenas el justo esté seguro?

1 comentario:

  1. Tuba = Trompeta, y lo toca un trombón.
    ¿Qué carajo?

    ResponderEliminar