sábado, 29 de abril de 2017

Palestrina. Vieni sponsa Christi

En honor de santa Catalina de Siena, vamos a escuchar el motete Veni sponsa Christi, de la misa que lleva el mismo nombre, de Giovanni Pierluigi da Palestrina, el genial compositor del renacimiento romano, en la versión del St. John College de Cambridge.


Veni, Sponsa Christi,
accipe coronam
quam tibi Dominus
praeparavit in aeternum
Alleluia.

Ven, Esposa de Cristo:
recibe la corona que el Señor
te ha preparado para toda la eternidad.
Aleluya.

jueves, 27 de abril de 2017

Bach. Sinfonía de la Cantata 29

Volvemos a escuchar la Sinfonía de la Cantata 29, en la interpretación orquestal del grupo Academia Bizantina.


miércoles, 26 de abril de 2017

Kyrie mozárabe

Este día celebra la Iglesia de España la fiesta de quien fuera su gran doctor de la antigüedad: San Isidoro. Por este motivo, vamos a escuchar una pieza perteneciente a la tradición litúrgico-musical hispana o mozárabe: un Kyrie, interpretado por el coro de monjes de Silos.

martes, 25 de abril de 2017

Anónimo del Siglo XV castellano. Exsultet coeli laudibus.

La liturgia de las fiestas de los apóstoles propone para las vísperas un himno especialmente bello: Exsultet coeli laudius. Compuesto probablemente en torno al siglo VIII en la Galia, se extendió rápidamente, debido a la riqueza y precisión de su texto. Hoy lo escucharemos en honor de santo Tomás, no en la versión gregoriana original, sino en una versión anónima procedente de Castilla, durante el reinado de Isabel la Católica, a finales del siglo XV, en la interpretación excepcionalmente bella de Jordi Savall con el grupo Hesperion XX.


Exultet caelum laudibus,
Resultet terra gaudiis:
Apostolorum gloriam
Sacra canunt sollemnia.

Vos, saecli iusti iudices
Et vera mundi lumina.
Votis precamur cordium,
Audite preces supplicum.

Qui caelum verbo clauditis
Serasque eius solvitis,
Nos a peccatis omnibus
Solvite iussu, quaesumus.

Ut, cum iudex advenerit
Christus in fine saeculi,
Nos sempiterni gaudii
Faciat esse compotes.

Deo Patri sit gloria,
Eiusque soli Filio
Cum Spiritu Paracilito,
Et nune et in perpetuum.
Amen.


Que el cielo prorrumpa en alabanzas y la tierra entera rebose de júbilo, cantando la gloria de los Apóstoles en la solemnidad sagrada de este día.

Oh lumbreras del orbe, que habréis de juzgar al mundo, os pedimos de todo corazón que prestéis oído a nuestra súplica,

A fin de vernos liberados de nuestros pecados por el poder que recibisteis de abrir y cerrar, con vuestra palabra, las puertas del Cielo.

Para que, al final de los tiempos, cuando Cristo vuelva, como Juez, se digne hacernos partícipes de su gozo sempiterno.

Entonemos un canto de gloria para alabar al Señor, que, por medio de sus Apóstoles, nos concede instruirnos en la doctrina del Evangelio, y aspirar a los bienes celestiales. Amén.

lunes, 24 de abril de 2017

Widor. Toccata de la 5ª Sinfonía

Escuchamos hoy la célebre tocata de la Sinfonía 5 para órgano de Carlos María Widor, interpretada en el Gran Órgano de la Catedral de Notre Dame de París.

domingo, 23 de abril de 2017

Bach-Dupre. Sinfonía de la Cantata 29

Celebramos este segundo domingo de Pascua con los festivos acordes de la sinfonía de la Cantata 29 de Bach, en la versión para órgano de Marcel Dupre. La interpreta el organista Olivier Penin en el gran órgano de la Basílica de Santa Clotilde de París.

sábado, 22 de abril de 2017

Regina coeli KV, 108 de Mozart

Este Sábado de la Octava de Pascua compartimos musicalmente con María el gozo por la Resurrección del Señor. Para ello, dejamos la tradición gregoriana, para escoger a un autor de finales del setecientos: el genial Mozart. El maestro salzburgués compuso tres obras sobre este texto, que llevan los números de su catálogo 108, 127 y 276. Hoy, vamos a escuchar el primero de ellos, el KV. 108. Su primer movimiento es una pieza especialmente festiva, está construido sobre el gozoso texto Regina coeli, laetare, aleluia, es decir, Reina del cielo, alégrate, aleluya. La segunda parte, para soprano y en un ritmo más lento, comenta la frase: Quia quem meruisti portare, aleluia; resurrexit sicut dixit, aleluia, es decir, porque quien mereciste llevar, aleluya, resucitó, aleluya. Llama la atención especialmente el adorno que hace sobre la palabra Meruisti. La tercera parte, también para soprano, se construye sobre la frase Ora pro nobis Deum, aleluia, es decir, ruega por nosotros, aleluya. La cuarta parte, de nuevo en tono muy festivo, es un Aleluya con el que se cierra la obra, alterna la voz de la soprano con la intervención del coro.