viernes, 12 de agosto de 2016

Hasta Septiembre, si Dios quiere


Querido hermanos

Hacemos un alto en el Oratorio Monástico, este rincón de espiritualidad monástica para alabanza del Padre todopoderoso, del Verbo eterno, nuestro Señor Jesucristo, y del Espíritu Santo, nuestro único y trino Dios. Muchas gracias por vuestra atención, vuestros comentarios, vuestro aliento y, sobre todo, vuestra oración. En Septiembre, si Dios, quiere, nos volveremos a ver. Que el Señor os guarde y os bendiga.

Gloria al Padre,
y al Hijo
y al Espíritu Santo.
Como era en el principio,
ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amén.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Correa de Arauxo.Lauda Sion

La secuencia Lauda Sion fue compuesta por santo Tomás de Aquino para la misa del Corpus. Se trata de una hermosa composición que ensalza el sacramento de la Eucaristia. Sobre el Lauda Sion se compusieron muchas versiones y glosas. Alguna de ellas eran para órgano, como la que vamos a escuchar hoy, obra del autor Francisco Correa de ArauxoLa interpretación corre a cargo del célebre organero Francis Chapelet, en el órgano histórico de Torre de Juan Abad.

martes, 9 de agosto de 2016

Samuel Barber. Agnus Dei.

A pesar de que ya lo hemos programado con anterioridad, la fiesta que celebramos hoy del martirio de santa Teresa Benedicta de la Cruz constituye una magnífica ocasión para escuchar y meditar el Agnus Dei de Samuel Barber (1910-1981). Se trata de un arreglo para coro mixto y órgano del año 1967 de una pieza anterior, el adagio para cuerdas compuesto en 1937, extracto a su vez de un cuarteto de cuerda compuesto el año anterior. El resultado es una obra, de sobra conocida, de intenso patetismo, muy de acuerdo con su texto: Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros. Lo escuchamos en la versión del grupo  The Dale Warland Singers.

lunes, 8 de agosto de 2016

Bach. Preludio BWV 541

Celebramos hoy la memoria de santo Domingo de Guzmán con una festiva pieza de Bach, el Preludio BWV 541, interpretado por el joven organista coreano Jihoon Song.

viernes, 5 de agosto de 2016

Sub tuum praesidium

Nuestra Señora de la Majestad. Catedral de Zamora
En este día, en el que celebramos la Dedicación de Santa María la Mayor, vamos a detenernos en una de las oraciones cristianas más antiguas de las que conocemos: Sub tuum praesidium. Se trata de una invocación a la Madre de Dios, que ya aparece en la liturgia copta en Egipto durante el siglo III. Su versión original es en griego. De allí pasó también a la liturgia bizantina, ambrosiana y romana. Por último, llega hasta la piedad eslava-ortodoxa. Se trata, pues, de una piadosa y breve invocación a santa María, que hoy hacemos propia, primero, en la versión gregoriana, cantada por los monjes de Santo Domingo de Silos:



Sub tuum praesidium
confugimus,
Sancta Dei Genetrix.
Nostras deprecationes ne despicias
in necessitatibus nostris,
sed a periculis cunctis
libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta


Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, sino líbranos siempre de todos nuestros peligros, oh virgen gloriosa y bendita.
A continuación, escuchamos también la versión rusa, a cargo de los monjes del Monasterio de Pochaev. El texto es el mismo, en idioma litúrgico paleoeslavo; y la altura mística de la obra no es menor que la latina.

jueves, 4 de agosto de 2016

Byrd.Tu es Petrus


Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.

La liturgia de este día nos ha presentado este texto del evangelio de san Mateo, tantas veces repetido, meditado y considerado como elementos constituyente del ser de la Iglesia.

Muchos autores pusieron música a estas palabras latinas: Tu es Petrus et super hanc petram aedificabo ecclesiam meam. Uno de ellos es el inglés William Byrd, cuya evolución hacia el catolicismo en la época protestante de la reina Isabel es bien manifiesta en esta obra. El motete Tu es Petrus es una obra de cortas dimensiones, perteneciente todavía a una estética renacentista. Lo escuchamos en la versión del grupo Ensemble Plus Ultra, dirigido por Michael Noone.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Francesco Scarlatti: Miserere mei Deus

Hoy escucharemos un Miserere de un autor barroco italiano, Francesco Scarlatti, cuya fama no alcanzó el grado de sus parientes Alessandro y Domenico. La obra, sin embargo, es de una gran belleza. El acompañamiento orquestal le otorga un profundo grado de patetismo. Lo interpreta el grupo Concerto Gallese y The English Cornett and Sackbut Ensemble, dirigidos todos ellos por Christopher Monks.



Miserere mei, Deus, secundum magnam misericordiam tuam. 

Et secundum multitudinem miserationum tuarum, dele iniquitatem meam. 

Amplius lava me ab iniquitate mea: et a peccato meo munda me. 

Quoniam iniquitatem meam ego cognosco: et peccatum meum contra me est semper. 

Tibi soli peccavi, et malum coram te feci: ut justificeris in sermonibus tuis, et vincas cum judicaris. 

Ecce enim in iniquitatibus conceptus sum: 
et in peccatis concepit me mater mea. 

Ecce enim veritatem dilexisti: incerta et occulta sapientiae tuae manifestasti mihi. 

Asperges me hyssopo, et mundabor: lavabis me et super nivem dealbabor. 

Auditui meo dabis gaudium et laetitiam: et exsultabunt ossa humiliata. 

Averte faciem tuam a peccatis meis: et omnes iniquitate meas dele. 

Cor mundum crea in me, Deus, et spiritum rectum innova in visceribus meis. 

Ne projicias me a facie tua: et spiritum sanctum tuum ne auferas a me. 

Redde mihi laetitiam salutaris tui: et spiritu principali confirma me. 

Docebo iniquos vias tuas: et impii ad te convertentur. 

Libera me de sanguinibus, Deus, Deus salutis meae et exsultabit lingua mea justitiam tuam. 

Domine, labia mea aperies: et os meum annuntiabit laudem tuam. 

Quoniam si voluisses sacrificium, dedissem utique: holocaustis non delectaberis. 

Sacrificium Deo spiritus contribulatus: cor contritum et humiliatum, Deus, nos despicies. 

Benigne fac, Domine, in bona voluntate tua sion: ut aedificentur muri Jerusalem. 

Tunc accetabis sacrificium justitiae, oblationes et holocausta: tunc imponent super altare tuum vitulos. 


Ten misericordia de mi, oh Dios: conforme a tu gran misericordia. 

Y conforme a la multitud de tus piedades, borra mi maldad. 

Lávame enteramente de mi culpa, y límpiame de mi pecado. 

Porque yo conozco mi maldad, y mi pecado está siempre ante mis ojos. 


Contra ti solo he pecado, y hecho lo malo delante de ti: porque te justifiques en tus palabras, y venzas en tu juicio. 

He aquí que en iniquidades fui engendrado, y en pecados me concibió mi madre. 
He aquí que amas la verdad: me has manifestado los misterios y secretos de tu sabiduría. 
Rocíame con hisopo y seré limpio: lávame, y seré emblanquecido más que la nieve. 
Hazme oir el gozo y la alegría, y saltarán de placer mis huesos apocados. 

Aparta tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades. 

Crea en mi, oh Dios, un corazón puro y renueva dentro de mi un espíritu recto. 

No me eches de tu presencia, y no quites de mi tu santo espíritu. 

Devuélveme el gozo de tu salvación, sosténgame un espíritu de príncipe. 

Enseñaré a los pecadores tus caminos, y los impíos se convertirán a ti. 

Líbrame de toda sangre, oh Dios, de mi salud, y cantará mi lengua tu justicia. 


Señor, abrirás mis labios, y mi boca anunciará tu alabanza. 

Porque si hubieras querido sacrificio, yo lo hubiera ofrecido: mas no te serán agradables los holocaustos. 

Para Dios es sacrificio un espíritu atribulado: el corazón contrito y humillado, oh Dios, no lo despreciarás. 

Haz bien, oh Señor, con tu buena voluntad a Sión: para que sean edificados los muros de Jerusalén. 
Entonces aceptarás el sacrificio legítimo, las ofrendas y holocaustos: entonces ofrecerán sobre tu altar becerros.